La ciudad vieja desde el jardín del Palacio de los Papas

Sobre el puente de Avignon

Pasado el sufrimiento anterior, el domingo nos dispusimos a darle una segunda oportunidad a Avignon para comenzar a disfrutarla. Al final, algo interesante tenía que tener. En efecto, nos sorprendió. Avignon – perteneciente al departamento de Vaucluse, en la región de Provence-Alpes-Côtes d’Azur– fue sede papal durante la Edad Media, y se encuentra a orillas del río Ródano, epicentro del comercio en la región, desde maderas hasta sal. Además de contar con el famoso “Puente de Avignon” que, junto al Palais des Papes, está nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Vista del Ródano desde el jardín del Palacio de los Papas
Vista del Ródano desde el jardín del Palacio de los Papas
La ciudad vieja desde el jardín del Palacio de los Papas
La ciudad vieja desde el jardín del Palacio de los Papas
Vista a lo lejos
Vista a lo lejos

La aventura comenzó cuando dejamos el auto del lado de adentro de la muralla, cerca de la puerta de Saint Lazare, y comenzamos a caminar rodeándola y sin perderla de vista para llegar hasta el Palacio de los Papas y el centro histórico. Cada tantos metros encontrábamos una de las varias puertas de acceso a la vieja ciudad, las cuales están excelentemente conservadas. Así llegamos hasta la escalinata trasera del Palacio, que es un jardín en lo alto, con vista al Ródano y a casi toda la vieja Avignon. Lo rodeamos y accedimos por detrás a la explanada desde donde se accede a la austera pero bella catedral, que nada tiene que ver con la pompa del Vaticano de Roma. Bajando las escaleras, y de cara a una especie de plaza seca o terraza nos encontramos con el Palacio, una enorme construcción que dicen es la más grande de la época gótica, comprende al Palacio Viejo y al Palacio Nuevo.

La catedral de Avignon
La catedral de Avignon

Palais des Papes, el palacio gótico más grand del mundoPalais des Papes, el palacio gótico más grande del mundo

Explanada frente al Palacio
Explanada frente al Palacio
Tiendas de souvenirs de la Provence
Tiendas de souvenirs de la Provence

La visita al Palacio de los Papas merece más que una vuelta rápida. Recuerdo del esplendor gótico del siglo XIV, pueden encontrarse con un gran tesoro de la época, entre arte y religión. Pero nos lo saltamos. Preferimos desayunar enfrente croissants, planeando nuestros próximos pasos, y comprar souvenirs de la región: lavanda, sales de Camargo, hierbas, vinos, y postales. Nuestra próxima parada era el Pont Saint Bénezet, o más conocido como el famoso Puente de Avignon.

Puente de Avignon de lejos
Puente de Avignon de lejos

Del antiguo puente que una vez fuera construido en madera y arrasado por la corriente del río,y luego reconstruido en piedra con 22 arcos que lo cruzaban a lo ancho durante 900 metros, hoy quedan sólo 4 arcos en pie. El puente debe su nombre a Bénezet quien, según cuenta la leyenda, recibe la orden divina de construir un puente en Avignon, y carga con una piedra que lanza al río para inaugurar su construcción. Se convierte en santo por leyenda popular, y en el medio del puente los peregrinos se detienen a rezarle en su capilla, lugar también utilizado para pasar la noche.

Capilla de Saint Bénezet
Capilla de Saint Bénezet

El acceso al puente es una de las atracciones que más he disfrutado, no sólo porque me retrotrajo a mi infancia por su famosa canción, sino también por sus bellas explicaciones sobre su construcción, su historia muy bien narrada por las útiles audioguías que muy sabiamente incluyen en el costo de la accesible entrada (sino serían sólo piedras viejas y abandonadas) que escuchamos hasta el final, y la paz que reina en ese lugar. Disfrutamos más de una hora de paseo, que culminó en un sótano del puente donde se proyectan videos sobre su construcción, y los estudios que se están llevando a cabo y que pronto permitirán cruzar el río a través del puente reconstruido gracias a la tecnología y la realidad aumentada. Será un magnífico viaje al pasado con toda la tecnología del futuro.

Camino al Pont Saint Bénezet
Camino al Pont Saint Bénezet
Desde el puente de Avignon. O lo que queda de él.
Desde el puente de Avignon. O lo que queda de él.
Reconstrucción en miniatura
Reconstrucción en miniatura

Luego de esa magnífica mañana en que nos reconciliamos con la ciudad y el pasado, encaramos hacia el próximo destino: Aix-en-Provence, Touloun y Puget-ville. Otra fascinante aventura que no se querrán perder.

Información general:

Para comer, dirigirse al centro de la ciudad. Todo es chico y accesible, y los parkings de los alrededores suelen tener unas combis gratuitas que te llevan del estacionamiento al centro de la ciudad en apenas 5 minutos, y viceversa.

Para alojarse les recomiendo que paren en el centro, en la ciudad vieja. Algunas opciones aquí. Recuerden nuestras peripecias en las afueras narradas en el post anterior, para no cometer los mismos errores.

Un comentario en “Sobre el puente de Avignon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s