Château Malmaison desde sus jardines de entrada

Château Malmaison, un día en los zapatos de Josefina

Una visita al Château Malmaison es otra forma de hacer una escapada corta fuera de Paris. Con sólo tomarse el RER, en media hora estamos en Rueil Malmaison, un pueblito en las afueras de Paris que paareciera estar bastante lejos y que trae un poco de aire fresco a la ciudad. Obviamente, el Château de Versailles vendría primero, pero éste, más pequeño y “austero”, tiene algo particular: 1) es menos turístico, así que si buscan evitar largas filas pero aún así pasear y conocer algo de historia, es una buena opción; 2) tiene unos muy bonitos parques alrededor donde se puede hacer running o una pequeña siesta; 3) es el Château que Josefina Bonaparte compró mientras Napoleón andaba de gira por Egipto.

Parque en Rueil Malmaison
Château Malmaison desde sus jardines de entrada

El Château cuenta con el mobiliario original, de los cuales me deslumbró el juego de platos que ilustra todos los lugares por donde estuvo Napoleón batallando, un sillón rojo muy moderno y el recinto privado de Napoleón, junto con su biblioteca, donde se habrá decidido más de una cuestión importante.

Sillón de Josefina en la sala de música. Muy moderno, por cierto
Despacho y biblioteca de Napoléon. Aquí se decidían asuntos importantes.
El dormitorio de Napoleón, que más parece un living de un monoambiente.
Los platos que narran las victorias de Napoléon
Medias largas de la época
Calzado femenino de la realeza de principios del siglo XIX. De deporte ni hablar.
Costurero de nácar

Los jardines son bellos, con flores espectaculares, a una escala que no llega a ser grandilocuente pero que para residencia temporal más que sobra. A la entrada se encuentra un pabellón dedicado a Egispto y que contiene reliquias de otras campañas y regalos. Las fascinación de Napoleón por esas culturas queda plasmado en la decoración y las costumbres adoptadas. El viaje a Egipto parece que transformó a más de uno (ver el post sobre Figeac y Champollion).

Flores raras del jardín de Josefina
El Château desde el jardín trasero, cerrado porque ya era tarde.

Desde la puerta del Château uno puede tomar el trencito turístico que recorre los principales puntos de la ciudad de Rueil Malmaison, y así llegar al centro histórico: un pequeño pueblo que parece una maqueta o un decorado de cine, todo a tamaño escala. La vuelta no tomará más de unos minutos pero vale la pena para comprar aunque sea una baguette en la panadería, y luego sí emprender el regreso a Paris.

Tren turístico de Rueil Malmaison
Rueil Malmaison

Incluso con lluvia resultó encantadora

3 comentarios en “Château Malmaison, un día en los zapatos de Josefina

  1. Ton blogue est génial il m’as beaucoup aider à trouver des choses interaissante en France,c’est très bien descrit, j’ai vue le Goufre de Padirac et c’est exactement comme tu l’as décrit!Bisous et bonne chance pour ton blogue!

  2. Jaja, las flores raras de Josefina parecen hechas peinadas por los estilistas de la época! Quiero un costurero como ese! Es todo increiblemente de película!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s