Czech Inn: un hostel boutique en Praga (y juro que es así porque estuve)

Viajar bbb con las redes sociales

Odio los paquetes de agencia, o los viajes charter, o 12 capitales en 10 días. Para mí, viajar es conocer, recorrer lento, interactuar con el lugar, comer como un local, sentirme uno más. Un celular o una notebook o un iPad en nuestras manos hoy pueden hacer la diferencia en un viaje no estándar, que nos facilite la inmersión local. Acá les cuento algunas experiencias a través de las redes (y datos que les pueden servir a ustedes para viajar bbb).

Paris ya la conocía. Las anteriores dos veces que la había visitado encontré hostels divinos a través de Hostelworld, una red social donde podés encontrar toda la información sobre hostels y B&B de casi todas las ciudades del mundo, con información gráfica, fotos, tarifas y recomendaciones de otros viajeros. Lo bueno es que no son todos de estilo mochilero veinteañero hippie, sino que también podés encontrar hostels “boutique”, donde se mantiene el espíritu del hostel de compartir habitaciones pero con un poco más de comodidades y de diseño. Así hice en Paris, en New York y en Praga (acá me alojé en el Czech Inn donde tuve desayuno gourmet, acolchado de douvet y mucho diseño para mi sorpresa, y lo recontra recomiendo). Son buenas opciones si uno viaja solo y quiere viajar cómodo y sociabilizar al mismo tiempo. Plus: Hostelworld, además, tiene guías de viaje y lugares baratos recomendados, todo para el iPod / iPad, y algunas opciones de actividades.

Czech Inn: un hostel boutique en Praga (y juro que es así porque estuve)

En mi última estadía, en cambio, usé Airbnb, donde encontré a Virginie y su hermoso departamento en el centro de Paris. Airbnb es una red social donde los dueños o inquilinos de una vivienda proponen alquilarte una habitación (solo o compartido con otros), o el departamento / casa entera. Lo podés hacer por pocos días o una estadía más larga. Podés consultar todo: fechas, comodidades, tarifas, servicios incluidos, distancias, cómo es el dueño y sus condiciones, etc. Fácil de usar y confiable porque chequea a cada usuario a través de otras redes sociales como Facebook o LinkedIn lo que te garantiza que la otra persona exista, y a demás el sitio actúa como intermediario en el pago entre ambos (cosa que si no se cumplen las garantías, podés reclamar y hay penalidades). El sitio es seguro y entrega factura y todo. Una red similar es Wimdu, cuyo slogan “travel like a local” resume esta filosofía de viaje, pero aún no la probé.

Airbnb: ¿adónde quieres viajar (estando como en casa)?

¿Mi resultado? Virginie fue una anfitriona espectacular que me abrió las puertas de su departamento / estudio de arte en el centro de Paris, a cuadras del Pompidou en un barrio animado a más no poder, lleno de bares y mercados. Tenía desayuno incluído, guías, internet, y compartimos cenas y recomendaciones de viaje, tanto con ella como con el nuevo “inquilino” que llegaba cuando me iba. Una sociedad basada en la confianza, donde mi experiencia fue altamente satisfactoria y con quienes hasta hoy sigo en contacto.

El baño artístico del hogar de Virginie. ¡Daba ganas de hacer una fiesta ahí!

Otra experiencia reciente fue a través de la página de Covoiturage. Necesitaba ir de Paris a Cahors y lo decidí sobre la fecha. Los trenes estaban completos o eran carísimos (si lo había pagado 30 euros hacía un mes, ahora salía 110 euros, o sea, casi un 400% más). Me pasaron el dato de esta página y así contacté con todos los automovilistas que proponían su auto para hacer un trayecto determinado. Tan fácil como ingresar ciudad de origen, ciudad de destino y fecha del viaje para así obtener un listado de todos los conductores que lo harían, sus horarios de salida, el recorrido, sus condiciones de viaje (si va por ruta, autopista u otra opción, si acepta mascotas, valijas grandes, comer, charlar, música, etc), la tarifa solicitada, las plazas disponibles, y las recomendaciones de otros viajeros. El sitio también hace de árbitro entre ambos y, aunque ingresa el pago en la tarjeta, no lo confirma hasta llegar a destino y darle al conductor un código que éste debe ingresar para hacerse del pago.

Así conocí a Thomas, el conductor, con quien salimos desde Paris, junto con Tai y Brigitte rumbo al sur. Fuimos todo por la nacional. A Tai lo dejamos en Orléans y gracias a eso pude ver esta ciudad. En Limoges subió Cécile, y dimos una recorrida para recogerla. Brigitte bajó en Brive-la-Gaillarde, y así conocí otra ciudad cercana a donde iba. El trayecto fue largo pero barato (pagué 35 euros y viajé con un bolso y una mochila grande) y agradable, con recorrido turístico veloz incluido y entrega puerta a puerta. Thomas siguió hasta Toulouse y se hizo el recorrido casi gratis. Un buen plan para bajar costos, compartir y conocer a otros, y reducir la huella de carbono (y así cuidar el medioambiente usando menos autos). No sé si existe en otros países. Lo usé en Francia.

¿Viajás solo y querés conocer gente, salir y divertirte con locales? Tenés varias opciones. Una es la página de Meet Up, donde podés ver los distintos eventos que organizan en las ciudades, con distintos objetivos, para viajeros, expats, o locales, con la excusa de conocer gente, practicar idiomas, hacer contactos de negocios o simplemente divertirte un rato haciendo que viajás pero sin moverte de tu ciudad.

Así una argentina festejó el 4 de julio (independencia norteamericana) en Paris una tarde de verano

Otra opción, que aún no probé pero que todos recomiendan, es contactarte por Couchsurfing con gente de la ciudad que quiera compartir con vos un café, una cerveza o hasta incluso su sofá (podés quedarte una o dos noches sin pagar, en retribuyendo en lo posible la gentileza en tu ciudad de residencia). Una forma de acercarse, viajar y conocer mundos fácilmente a través de una comunidad hospitalaria basada en la confianza y las ganas de conocer / mostrar experiencias locales. No por nada su slogan es “Open your mind, open your home, open your world”.

Las redes sociales tienen un valor simbólico real. Más allá de todo, es una forma de unir mundos y acercar personas que de otra manera sería imposible que se conocieran, implica otra manera de viajar y pone a disposición un mundo real que no es sólo de las grandes compañías hoteleras o turísticas, sino que permite armar viajes a medida de acuerdo a los planes de cada persona, a su interés personal, y a su presupuesto. Viajar no es prohibitivo, y se puede salir, o se puede recibir. Sólo hay que animarse a dar el primer paso. ¡A viajar, como sea!

¿Y ustedes qué sugieren de nuevo? ¿Algo que me haya olvidado o que aún no conozca? ¿Sugerencias para incorporar?

4 comentarios en “Viajar bbb con las redes sociales

  1. que importante este comentario para los que nos gusta viajar y lo queremos hacer de otra manera, me parecio muy novedoso la manera de poderse relacionar con otras personas que a veces viajando es bastante dificil…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s