103 metros hacia abajo

Las grutas, un mundo subterráneo

Gouffre de Padirac

El suroeste de Francia ostenta una gran cantidad de grutas con descubrimientos geológicos de millones de años y/o pinturas rupestres de hace más de 20.000 años. Raro, pero no lo sabía. Frente a tanta oferta primaron las recomendaciones y el prespuesto. Elegí visitar el Gouffre de Padirac (precipicio y las grutas) y la Grotte de Pech Merle, la primera por sus increíbles formaciones geológicas que son consideradas unas de las curiosidades geológicas de Francia, y la segunda por sus pinturas rupestres.

103 metros hacia abajo

El Gouffre de Padirac fue descubierta en 1889 por Edouard-Alfred Martel, quien no sé cómo se colgó y bajó con una soga y las recorrió a pie y luego en canoa por sus más de 3 kms. de longitud. Se acceden luego de bajar 103 metros por su gran boca que se aprecia desde afuera (hay escaleras y ascensor) y luego de un recorrido a pie se sube a una barcaza que atraviesa un río subterráneo rodeado de estalagtitas y estalagmitas, y sus majestuosas galerías.

Gouffre de Padirac
Gouffre de Padirac

Una de sus mayores atracciones es la estalactita de más de 60 metros de alto que está suspendida como un tronco gigante a lo alto de la gruta. Luego se puede acceder a la sala de la Catedral Subterránea (o Grand Dôme), donde se pueden observar una especie de esferas y hongos que se formaron por la sedimentación calcárea y la lluvia que tardaron millones de años en formarse. Dicen que cada año crece un milímetro, para que se den una idea. Su visita virtual es más que interesante si por ahora no piensa verlas en vivo y en directo.

Gran estalagtita de 60 metros

Información práctica: en las grutas hacen un promedio de 13 grados. Conviene llevar abrigo, calzado cómodo y cerrado  que pueda mojarse.

La Grotte de Pech Merle, por otro lado, deslumbran por sus pinturas rupestres, aunque sus formaciones geológicas son muy bellas también. Aquí se pueden ver las galerías de arte de la prehistoria, donde están representados mamuts, caballos, bisones, signos como puntos, manos, siluetas humanas, y hasta se pueden ver pisadas de hombres que quedaron petrificadas luego de miles de años.

Pintura rupestre de caballos en Pech Merle
Manos

Perlas calcáreas formadas por la lluvia y la erosión

Poder ver lo que la naturaleza creó tan perfectamente, o lo que el hombre hizo hace miles de años, tratando de descubrir lo que habrá pensado o sentido en ese mismo lugar, es inexplicable. Es el contacto con otra realidad, con un mundo desconocido, totalmente distante y que a la vez está tan cerca. Es una experiencia para sumar.

Cuevas en Pech Merle

Saliendo de las grutas se puede visitar el museo que tiene objetos prehistóricos y detalles sobre las grutas.

Otras grutas que pueden visitarse son:

Grottes de Cougnac

Gouffre de Proumeyssac