Chez Paola et Thierry en Pelissié

La “Francia Profunda” 1: Lalbenque y Pelissié

A mediados de mayo amanecí en una tierra de cuentos que no sabía que existía más que por las alabanzas de mi amiga Paola. Pero a veces exagerada, no lo creía. Bajé del tren en una estación sin andén, sola con mi valija, hasta que el tren se fue. Y ya no hubo vuelta atrás para quedar hechizada en esa tierra de cuentos y hadas.

Esa estación era “Lalbenque” (que Paola pronunciará toda su vida “Lalbanc”, y que hace que casi no llegue). Esto es del tamaño de un pueblo rural, que se encuentra a unos 17 kms. aproximadamente de Cahors, la capital del departamento, que es Lot, que pertenece a la región de Midi-Pyrenées.

Mi amiga juró que en el trayecto se le habían aparecido cruzando la ruta tres ardillas y la cola de un zorro. Creer o reventar. Así llegué a Pelissié, un hameau o caserío (son literalmente unas cuantas casas a la vera del camino), a mi nuevo hogar temporal, chez Paola y Thierry.

En esa casa de piedra blanca de fines del siglo XIX y estilo de Quercy (antiguo nombre de la región), amueblada a nuevo mejor que mi ex dpto. a estrenar, pasé unas semanas encantadoras haciendo de pseudo granjera. Allí todos tienen su potager (huerto), que plantan y cultivan para comer de sus propias manos. Y llegué en plena época de siembra. Tocó arremangarse y plantar tomates, pepinos, melones, sandías, rúcula, berenjenas, zanahorias, chauchas y algunas cosas más. Ahora sólo espero volver para recoger mis frutos (bios).

El “potager” (huerto) luego de la primera siembra

El parque de esa casa tenía vacas pastando, y detrás caminos de ensueños de bosques encantados. También encontré un nuevo hogar.

Vacas cortando el pasto en el patio trasero
La habitación de huéspedes (bue, es el refugio de las ovejas)

Esto fue mi primer golpe de realidad. Directo desde el stress y el trajín de Buenos Aires hasta la calma de la Francia profunda. ¿Saben qué es lo primero que me impactó? ¡Que pudiesen dormir con la puerta abierta, sin llave! Y si estaban rebeldes, también se podían ir a trabajar sin cerrar con llave. El resultado: el mismo que habían dejado.

Esta aventura por la “Francia profunda” recién comienza. En breve, subimos a la moto y llegamos a Cahors.

Un comentario en “La “Francia Profunda” 1: Lalbenque y Pelissié

  1. La verdad es tal cal el relato la calma es real se vive se respira y es dificil de rnunciar a ella .Hacer un potager es una experiencia super enriquecedora,calma los nervios ayuda a reflexionar y da una satisfaccion extra servirse una ensalada cosechada integramente con productos plantados por uno.Pero lo mas lindo de todo es poderlo compartir y yo tengo y tuve esa suerte hace menos de un mes con la llegada de mi amiga la pendex alias lupe.
    Sigan en. Este blog que seguro se las trae…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s