Paris en 5 días

Paris requiere más de 5 días. Uno se enamora y siempre quiere más. Pero a pedido de mis amigos viajeros que me piden datos y un breve recorrido para conocerla por primera vez, me voy a aventurar a armar mi recorrido perfecto en forma express, y esto incluye lo que para mí es primordial e imprescindible, pero seguro quedará mucho afuera. Paris, como Nueva York, son fuente inagotable de cosas para hacer y ver.

El orden no es taxativo, ni lineal. Sólo lo ordeno por zonas para eficientizar tanto los pases de los medios de transporte, los tiempos de traslado, y los pases de museos. Una aclaración importante: Paris tiene tantas callecitas intrincadas que todos aclaran el arrondisement (o “barrio”, que es numérico, va del 1 al 20, y se despliega en espiral desde el centro hacia los suburbios) donde se encuentra y/o la estación de metro más cercana. Aclararé alguno de los 2 para facilitarles la vida, y les recomiendo siempre tener un mapa a mano. En el metro se puede pedir la versión “pocket” para tener en la billetera, donde se aclaran todos los medios de transporte: metro, RER (tren de ceranías) y bus.

Típica salida del metro parisino

Metro parisino desde adentro – Estacion Cité

Estacion Abbesses

Día 1: Montmartre

Yo comenzaría por recorrer Montmartre, barrio más parisino, típico y trillado imposible, pero hermoso y para enamorarse de Paris en 5 minutos. Hay dos formas de empezar: de arriba hacia abajo o de abajo hacia arriba. Podemos bajarnos en la estación de Anvers, recorrer la “rue” (o calle) donde se venden todos los souvenirs (recuerdos) para comprar los típicos posters de Toulouse-Lautrec, del Chat Noir, macarons, apoyavasos, o lo que se te ocurra con la Torre Eiffel. Recordar que los horarios franceses son un poco estrechos, sobre todo en invierno. Pero alrededor de las 18 ó 19 hs. todo comienza a cerrar.

Montmartre magico

Escaleras interminables y empinadas en Montmartre. Paris requiere un minimo de estado fisico porque sus miles de escaleras agotan

Vinedos en Montmartre

Macarons. Caros pero deliciosos

Luego, subir a pie la eterna escalinata o tomar el funicular (aún es una deuda pendiente para mí) hasta Sacre Coeur, desde donde se puede tener una vista impresionante de Paris. No sean herejes y entren a la iglesia que bien lo vale (y ya están ahí). Luego dirigirse hacia la Place du Tertre, o familiarmente conocida como la “plaza de los artistas” impresionistas. Las callecitas para acceder son maravillosas, y es un imperdible el comerse un crêpe de nutella en la calle, un macaron o unas moules (mejillones) con fritas en un barcito. Las calles aledañas son menos turísticas y allí descubrí un bar rosa, que fue casa de uno de los artistas malditos, donde tomarse una copa de vino en una tarde de verano es una gloria y un recuperar la esencia barrial.

Callecitas turisticas de Montmartre

Callecitas menos turisticas en Montmartre

Esquina perfecta para tomar una copa de vino en Montmartre, fuera de la zona turística. La casa fue habitada por uno de los artistas malditos.

Vista de Paris desde Montmartre

Luego, volver a bajar hasta llegar a la estacion de métro Blanche, donde está el Moulin Rouge (y está lleno de sex shops y cines pornos también, por si quieren saber). No se espaten. Paris está lleno de prostitutas, pero bien vestidas.

Día 2 y día 3: Museos

Sugiero concentrar los museos en 2 días y comprar el Paris Pass Museum (2 días por 39 euros, pero hay de 4 y de 6 días también), que permite recorrer en forma ilimitada más de 60 museos y monumentos. Las tarifas individuales de 4 museos ya superan el costo del pass, y estando en Paris es guillotinable no visitar al menos los siguientes:

Musée d’Orsay, para mí el más bello tanto por su arquitectura (antigua estación de tren, donde su reloj aún se conserva) y que contiene una de las colecciones de Art Nouveau y Art Déco más increíbles que vi. Es mi favorito, y es increíble la vista al Sena (salgan a la terraza) y se pueden comprar un sandwich de salmón para comer en las escalinatas al mismo precio que uno de jamón y queso (afuera, no en el bar, obvio).

Reloj del Musée d’Orsay

Interior del Musée d’Orsay.

Centre Pompidou, el museo de arte contemporáneo, cuya visita vale, además de por el museo en sí, por su increíble biblioteca gratuita donde se pueden consultar los más increíbles libros, videos y música con las mejores comodidades, así como también se tiene una de las para mí mejores vistas de la ciudad y sus tejados. Una cena en la terraza del museo es irrechazable (y una excelente cita sin van en pareja).

La estructura del museo en sí misma es muy atractiva por su “rareza” modernista, y se puede tomar sol en las afueras mientras uno come algo comprado en el Monoprix de enfrente. Además, a la vuelta queda el centro de Bikram Yoga, y es de fácil acceso para visitar antes o después el barrio Le Marais, donde está lo más cool de lo cool de Paris.

Pompidou desde afuera. Un parque de atracciones

Interior del Pompidou. Recomiendo que pasen por el Gift Shop y se traigan algún recuerdito. Es magnífico.

Vista desde la terraza del Pompidou

Arte contemporaneo

Musée du Louvre, un imperdible pero interminable museo. Recomiendo que elijan qué ver porque uno se puede quedar a vivir ahí adentro. La Mona Lisa es casi un must, y hay cola para sacarle fotos, pero ¿qué turista puede rechazar tener la foto? Ya que están, pueden bajar a ver la pirámide desde abajo al Carrousel du Louvre, donde también encontrarán algunas de las tiendas más caras, el Apple Store (para chequear mails, o tener conexión wifi) y un Starbucks (chico y caro, prefiero un cqfé tipico) para hacer una parada técnica. Hacia el norte queda la Opera.

Carrousel du Louvre. Vayan a la tienda de tés que es fabulosa.

La Opera de Paris

Desde el Louvre sería lógico salir y dar un paseo por las Tuileries, recorrer la Rue Rivoli, llena de negocios y cafecitos. Un stop en “Angelina” es deseable. Luego, seguir hasta Concorde y caminar por Champs Elysées hasta el Arco del Triunfo. Paris en su máxima expresión.

Visitar el Arc de Triomphe, desde donde se tiene otra de las mejores vistas de la ciudad, con toda la apertura de calles que realizó el barón de Haussmann. Se ve también el nuevo Arco, en La Défense, y la Torre Eiffel. Justo debajo está la estación de métro Charles de Gaulle y, para las fanáticas de Caballo de Fuego, a unos metros encuentran la Avenue de Foch, zona residencial de gente con mucho dinero y donde vivían los padres de Eliah, el personaje principal.

Arc de Triomphe, con un espectacular puesta del sol

Nuevo Arco en La Défense

Vista de Arco a Arco, en un maravilloso atardecer. Amo Paris

Apertura de avenidas. Paris à la Haussmann

La Torre Eiffel desde el Arco del Triunfo

Sacre Coeur allá a lo lejos

El Panthéon, se puede llegar caminando cuesta arriba desde la estacion Maulbert Mutualité. Al bajar del métro hay un negocio de vinos, otro de quesos y una boulangerie (panaderia). Todo listo para un picnic en las escalinatas del Panthéon. Si no, el croque monsieur de la boulangerie es bastante aceptable, y todas las épiceries (o mini supermercados) tienen fruta fresca para el postre. Comer en la calle no significa comer mal. En Paris es muy comun comer al paso.

Panthéon

El péndulo

Enfrente está la biblioteca de Sainte-Géneviève, increíblemente bella, donde bien vale entrar para ver su ritual. Aquí estudié varios días y es una biblioteca llena de jóvenes estudiando para sus exámenes. Consideren que en Paris no se estudia en bares como en Buenos Aires.

Biblioteca de Sainte Géneviève, enfrente al Phantéon. ¡Dénse vuelta! Y entren que es gratis y linda.

Callecita para bajar hasta el métro Maubert Mutualité

Château de Versailles, el cual ya es una visita de todo el día porque queda en las afueras de Paris y la visita lleva su tiempo. Suele haber cola a la entrada así que recomiendo ir temprano. Lo fundamental es que es en sí mismo casi un parque de atracciones donde se pueden recorrer los jardines, y los exteriores además del palacio.

Interior de Versailles

Versailles desde los jardines

Los jardines desde el Château de Versailles

Jardines de Versailles

El resto de los museos ya dependen del tiempo, y del amor al arte, que uno tenga.

Día 4: Torre Eiffel y alrededores

La Torre Eiffel y sus alrededores merecen casi un día aparte. Se puede disfrutar tanto de día como de noche. De día la recomiendo para entrar desde el Champs de Mars (bajarse en la estación de metro École Militaire o Dupleix y caminar. Un mini picnic de quesos, baguette y vino es casi una obligación. El ambiente es lindo para distenderse, sobre todo en verano. De ahí, caminar hasta la torre, con subida incluída, y una vez abajo cruzar por el puente y observarla desde el otro lado y caminar hasta Trocadéro. Es todavía más bella. La torre reina sobre todo el lado oeste de la ciudad, especialmente si estamos cercanos al Sena.

La Torre desde los Champs de Mars. Tercera visita, esta vez en verano.

La Torre desde los Champs de Mars. Tercera visita, esta vez en verano.

La Torre Eiffeil nevada y escarchada en mi primer viaje. No pude subir porque se caian los pedazos de hielo y estaba cerrada. Eviten ir en invierno si pueden.

Mi foto artística, tomada desde la cola de acceso (interminable, ir con paciencia). Segunda visita a Paris.

Champs de Mars, desde la Torre Eiffel

Aprovechar e ir hasta la estación Invalides y visitar la tumba de Napoleón.

Acceso a la tumba de Napoleón

Tumba de Napoleón. A inclinar la cabeza (o la cámara)

Cerrar el dia con un viaje en bateu mouche por el Sena.

Bateu Mouche por el Sena

Día 5: Jardines y paseo a pie

Comenzar el día temprano en la estación de Saint Placide. Para atrás tenemos las Galeries Lafayette, que yo las evité porque es imposible comprar algo si uno viaja con un presupuesto BBB y es para amargarse. ¡Pero no se desanimen! Podemos encontrar los locales de Zara, FNAC y H&M en la cuadra. Luego, dirigirse hacia los Jardines de Luxembourg para respirar aire fresco y tomar un café con los pies en la fuente.

Jardines de Luxembourg

Jardines de Luxembourg

Jardines de Luxembourg

Seguir camino a Saint Michel, o hacer un breve detour si aun no se visitó el Panthéon porque está a unas cuadras. Luego, redirigirse hacia la Cité, para visitar Notre Dame, y tomar unos helados en la Île Saint Louis. Un paseo por la isla es encantador.

Notre Dame

A unos pasos (para mí todo queda a unos pasos), está el puente de los enamorados con sus candados (ver post de clichés parisinos). Si no, seguir hasta Châtelet – Les Halles, nervio central de todas las conexiones de subtes y trenes de cercanías. Una especie de Retiro, Once y Constitución todo junto. En hora pico, es un infierno. Pero eso sucede como a 3 niveles hacia abajo. En los otros niveles hay una especie de shopping laberíntico fabuloso: Sephora, Bershka, Women’s Secret, H&M, Oysho, FNAC, etc. (si existiese en Baires, llegaría siempre tarde a trabajar) y por sobre todo está el Forum des Images, un pequeno cine imperdible que tomé como refugio. A la salida, y siguiendo hasta Etienne-Marcel podemos detenernos en algun barcito para tomar algo, todos muy animados y punto de encuentro. Hacia las 18 hs. ya hay happy hour (se pronuncia “api auer”, igual que se dice “ot dog” para pedir un pancho porque no pronuncian la H).

Vistas de la Torre Eiffel desde la Cité

Otra opción, o luego de una vuelta, volver a la Rue Rivoli hacia el este camino a la Bastille. Estamos de vuelta en Le Marais. Un kir de cassis acá para ver pasar la gente es una buena opción. También hay muchos locales de diseño y es una especie del SoHo neoyorkino o palermitano. Aprovechar y visitar la Place des Vosges, primer complejo burgués de apartamentos.

Place des Vosges

Esto es lo básico, pero Paris siempre nos puede sorprender, y hasta el sólo hecho de caminar y perderse por sus recovecos ya es impagable. Paris es de las pocas ciudades que basta sólo con perderse y animarse a sorprenderse a cada cuadra. Uno no se aburre jamás. Y tampoco se pierde. Cada 3 cuadras hay un subte que conecta toda la ciudad. ¿Bon courage!

Amo Paris. ¿Se nota? Para los que hagan el recorrido, corroborarme que se puede hacer en 5 días porque este post es la sumatoria de dos visitas de 5 días cada una, y una estadía de 2 meses. Para los que no viajen aún, creo que este post es un buen recorrido virtual para conocer una de las ciudades que más amo, aunque sea trillado.

Información útil:

¿Cómo me muevo en Paris? 

Para saber más sobre tarifas, estaciones y mapas de la red de subterráneos, trenes de cercanías (RER) o buses, ingresar aquí. Los boletos son válidos para todos los medios de transporte, y hay tarifas por zonas y días. También podés alquilar una bici pública a través del sistema Vélib (el cual se puede encontrar cada 5 cuadras y hay planes por estadías cortas, de 1 a 7 días), o autos con el mismo sistema público que se llama Autolib y tiene unos simpáticos autos pequeños ideales para recorrer la ciudad.

Estación de Vélib

Para ir a lugares cercanos, en las afueras de Paris, o ir a otras ciudades en Francia o Europa, ingresar a la página de la SNCF haciendo clic aquí (hoy en día, mi sitio preferido). Ver “calendrier de prix” que publican las tarifas más baratas en un rango de fechas y hay verdaderas gangas.

¿Cómo llegar desde los aeropuertos?

Desde y hacia el aeropuerto de Charles de Gaulle, se puede llegar por autobus, RER + metro o por bus (ver detalle). Obviamente, en taxi también y sale aproximadamente unos 50 euros. Tomé todos los medios de transporte y el más adecuado depende del presupuesto y el equipaje.

Desde el aeropuerto de Orly, recomiendo usar los autobuses especiales, el Orlybus, que salen desde afuera del metro Denfert Rochereau (y viceversa).

¿Cómo llegar desde una estación de tren?

Fácil, todas las Gares (o estaciones) están en la ciudad y tienen conexión directa con el metro y/o con un RER. Sólo queda saber la estación de metro de destino.

¿Dónde dormir?

Acá mis opciones son las de siempre. Pueden consultar el post al respecto donde explico los que yo uso: Hostelworld, Airbnb, etc. Por supuesto, la oferta hotelera es más que abundante y variada, para todos los bolsillos y gustos, en todas las zonas, y con distintas comodidades.

¿Qué hacer en las afueras de Paris?

Obvio, Versailles sería mi primera opción (pero supuestamente ya lo visitamos en los dias de museos), pero ese post aún se los debo. Acá los dejo con los que yo hice, y cuyos posts pueden visitar:

¿Qué NO recomiendo hacer en Paris (si estás con poco tiempo, o mucho)?

Les dejo mi post al respecto. Tampoco Paris es perfecta, eh?

8 thoughts on “Paris en 5 días

  1. CHAPEAU ma petite!!!! despues de haber estado en esta ciudad cuatro veces… creo que esta es la mejor guia turistica, donde Paris esta maravillosamente mostrada, en un recorrido muy simple y donde podes tener la imagen mas completa
    de una ciudad compleja para el que llega por primera vez y quiere ver todo… en este blog van a encontrar la mejor respuesta para lo que buscan y se van a ir muy satisfechos en tan solo 5 dias…. Una propuesta muy economica, porque ver tanto…tan fundamental de Paris en tan poco tiempo es de un costo bajisimo para los precios de Paris!!!!
    Otra vez…CHAPEAU!!!!!!!!!

  2. Buenisimo artículo!!! Tengo planeado visitar Paris en diciembre y voy a seguir todos tus consejos (aunque por más que sea invierno intentaré subir a la torre Eiffel jiji) Muchas gracias por todos los tips y felicidades por el blog! :)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s